Entrevistas Yoga Spirit: Gabrielle Harris

Entrevista a Grabrielle Harris

Quienes hablamos español estamos de suerte: ahora podemos acceder a las enseñanzas de Gabrielle Harris gracias a la publicación en castellano de El lenguaje del yin yoga (Editorial Sirio), un bello y práctico libro sobre el diseño de clases en Yin yoga. Aquí hablamos de diversos aspectos de la enseñanza de yoga (p. ej., qué elementos debería incluir una clase para ser gratificante de enseñar y recibir). Gabrielle comparte también algunos consejos alentadores para quienes empiezan a enseñar.

*** Esta entrevista es un extracto de la publicada originalmente en la edición 133 de la revista Yoga Spirit. En cada número de la publicación puedes encontrar jugosas entrevistas con diversas personas del mundo del yoga y la  aportación que están haciendo al desarrollo esta disciplina ***

Gabrielle es conocida por su capacidad de inspirar a profesores y estudiantes a través de la enseñanza de la antigua filosofía del yoga. Su doble titulación, en Psicología y Educación, continúa dando forma a su enfoque de la enseñanza del yoga como una herramienta para comprender la conexión mente-cuerpo. Su amor por el Yin yoga la llevó a escribir El lenguaje del yin yoga, que fue finalista en los premios Ashton Wylie y es un éxito de ventas internacional en su género.

PREGUNTA: ¿Qué te atrajo del Yin yoga? ¿Dirías que es una práctica para todo el mundo o no la recomendarías en determinadas situaciones?

RESPUESTA: La verdad es que al principio no me gustaba el Yin yoga. Me parecía aburrido. Yo venía de una práctica de yoga muy activa y no le veía sentido a permanecer quieta durante largos periodos de tiempo. Sin embargo, a medida que lo hacía más y más empecé a enamorarme lentamente de él, hasta el punto de que dejé los otros estilos de yoga y me concentré en el Yin. Me gusta la quietud y la calidad reflexiva de la práctica. Encuentro que es como una meditación. Es una práctica muy autocalmante y necesaria para cualquiera que lleve un estilo de vida yang.

PREGUNTA: El lenguaje del yin yoga es un libro maravilloso sobre temáticas de yoga. ¿Qué te llevó a escribir este libro en lugar de otro más técnico?

RESPUESTA: Es algo que viene de mis días como profesora de TESOL. Como teníamos que dar clase todos los días durante cinco horas, a menudo me preguntaba ¿qué voy a enseñar hoy? Me parece que las temáticas son un hermoso anclaje para la planificación de las clases y, además, no hay muchos libros de este tipo en el mercado. Me gusta la filosofía del yoga e integrarla en mis clases de forma práctica y comprensible.

El lenguaje del Yin yoga (Editorial Sirio)

PREGUNTA: Haces bastante hincapié en el poder de las palabras y animas a quienes enseñan a crear su propio banco de palabras para diferentes temáticas. ¿Qué impacto crees que tiene sobre la alumna la elección de palabras de la profesora?

RESPUESTA: Las palabras son una forma de comunicarnos con nuestros alumnos. Para mí, las palabras son vehículos de energía que pueden dañar o curar, calmar o perturbar. Si elegimos bien las palabras, es más fácil llevar a las personas a estados de relajación, ayudarles a liberar tensiones o quizá a comprender algo sobre sí mismas.

PREGUNTA: Las clases regulares semanales son cada vez más cortas. ¿Qué diferentes aspectos del yoga incluirías en una clase de una hora para que sea gratificante de enseñar y recibir?

RESPUESTA: En una clase de una hora haría algo como lo que se indica a continuación. Los mapas mentales me parecen una potente forma de obtener rápidamente una visión general de la clase que voy a impartir.

Elementos en una clase de Yin yoga

PREGUNTA: ¿Tienes algún consejo para alguien que empiece a enseñar yoga?

RESPUESTA: El mejor consejo: empieza a enseñar; no lo dejes para cuando estés preparado/todo sea perfecto. Ninguna de las dos cosas va a pasar. Lánzate a enseñar. La mejor manera de aprender a enseñar es enseñando. No te compares con otros. Cada uno está en una etapa diferente en el camino de la enseñanza. Si te comparas con otra profesora que lleva años enseñando, puedes sentir que te falta algo. En lugar de eso, inspírate en los demás, pero sigue haciendo tu propio trabajo. Cuando hayas acabado tu clase, déjala ir y no pienses más en ella. Habrás hecho algunas cosas estupendas y otras que se pueden mejorar. Intenta no darle vueltas a estas últimas, sino aprender de ellas.

Para saber más sobre Gabrielle Harris, visita su página web gabrielleharrisyoga.com

También puedes leer más preguntas de esta entrevista en la web de la revista Yoga Spirit.

El lenguaje del Yin yoga de Gabrielle Harris